Qué es la física emocional?

 la visión real del mundoLa física que nosotros conocemos estudia los fenómenos, los componentes y fuerzas de nuestro universo, las causas y los efectos y todos los sucesos que acontecen en nuestro mundo físico.
Ha establecido fórmulas y descrito leyes que rigen la materia y la energía.
De allí se sabe que existe la gravedad, la inercia, el magnetismo, etc.
Pero quién se ocupa de estudiar los fenómenos, los componentes y fuerzas de nuestro universo emocional? 
Quién ha establecido fórmulas y descrito leyes que rigen las emociones y los sentimientos?…
Podríamos decir que la psicología y la psiquiatría, pero hay una nueva teoría a la que se le llama física emocional, ya que similarmente a la física podría decir que se ocupa del universo emocional.
La física emocional es el estudio de los fenómenos, componentes y fuerzas que rigen nuestras emociones.
Estableciendo desde cómo está formado el ser humano hasta las fórmulas matemáticas del amor, del enamoramiento, del cariño etc. y describiendo leyes que nos rigen como la ley de la felicidad, la ley de la neutralidad, etc.
La física emocional nos revela los secretos del amor y de los sentimientos.
Nos explica por qué nos enamoramos de una persona y no de otra, por qué el enamoramiento tiene fecha de caducidad, por qué el amor aumenta conforme pasa el tiempo cuando el enamoramiento decae.
Nos muestra por qué la felicidad es pasajera, por qué nos encariñamos, por qué nos deprimimos cuando perdemos algo o alguien, etc.
Entendiendo la física emocional
Para comprender todo lo que la física emocional nos revela, primero hay que entender cómo está formada cada persona y cuáles son las causas de todo sentimiento.
Eso es la base de todo y de allí se analizan más cosas y se describen las leyes y fórmulas que nos rigen como seres emocionales.
Para comprender nuestros sentimientos y emociones primero tenemos que saber cómo estamos formados.
El ser humano está formado por tres partes : alma, cuerpo, espíritu.
Para comprender mejor esto, vamos a poner una analogía.
Consideremos tres elementos para nuestra analogía : un automóvil, el acumulador del automóvil y un conductor.
El automóvil sin acumulador no arranca, en otras palabras, está muerto.
Sin conductor no avanza, puede tener el acumulador, pero si no hay conductor no arranca ni se conduce sólo.
El conductor puede manejar tan rápido y conducir tanto como el automóvil lo permita.
Si tiene un auto moderno podrá hacer más cosas que si tiene uno antiguo.
El conductor es quien dirige el auto según las características físicas y mecánicas de éste, el acumulador es quien dá vida al auto y el auto es quien puede ser dirigido.
Cada uno de estos tres necesita de los otros dos, uno solo nada puede hacer.
Algo similar pasa con los seres humanos; el automóvil es como el cuerpo, el acumulador como el espíritu y el conductor como el alma.
El espíritu es quien da vida al cuerpo, es quien le da animación.
Un cuerpo sin espíritu es un cuerpo sin vida.
El alma es quien dirige el cuerpo según las características físicas que posea, particularmente las del cerebro.
El alma pensará y hará tanto como el cuerpo y su cerebro lo permitan.
Mientras mejor cerebro tenga un cuerpo mejor será dirigido por el alma.
Si un alma tiene un cuerpo sin piernas no va a poder caminar, el alma está limitada por las características físicas del cuerpo.
El cuerpo es lo físico y material ocupado por el espíritu y el alma.
Sin espíritu está muerto y sin alma es como un auto sin conductor.
El cuerpo es quien provee las características físicas en el plano terrenal para que el espíritu pueda sentir y el alma razonar.
De estos tres componentes uno pertenece al plano físico-terrenal y los otros dos pertenecen a otro plano.
El cuerpo es el que pertenece al físico-terrenal.
El espíritu es quien siente, es quien disfruta o sufre los sentimientos.
El alma es quien razona, es quien piensa, quien decide según el cerebro que posea.
Si tiene un cerebro defectuoso no pensará bien.
Si tiene el cerebro de un bebé no razonará como si tuviera el cerebro de un adulto.
El alma tiene acceso a la inteligencia y al razonamiento según las características y limitantes del cerebro del cuerpo.
Es el YO, es quien puede identificar lo bueno y lo malo.
El espíritu no piensa ni razona, simplemente siente por medio del sistema nervioso del cuerpo.
Las funciones de cada uno: Espíritu- La parte vital, el sentimental El alma- El director, el racional e intelectual El cuerpo- Puente que une al espíritu y al alma en el mundo físico-terrenal El espíritu es quien da vida al cuerpo, es quien siente las emociones y los sentimientos según el sistema nervioso y el cuerpo en general.
Por sí mismo no piensa ni razona, sólo siente y da vida.
El alma es quien dirige el cuerpo, es quien piensa y razona, quien decide según el cerebro y el cuerpo en general.
Por sí mismo no siente, sólo piensa, razona y decide.
El cuerpo es el medio físico material para que el espíritu sienta y para que el alma piense, razone y decida en el plano físico-terrenal.
Por sí mismo no siente ni piensa.
Podríamos decir que el cuerpo es el puente que una al espíritu y al alma con el mundo terrenal.
Debido a que estamos en un mundo físico y material, para que el espíritu pueda sentir y el alma pueda razonar se necesita de un cuerpo hecho de materia de este mundo.
Hablando de amor, es al espíritu a quien le corresponde amar, ya que es él quien siente.
Cuando decimos que amamos con todo el corazón es como si estuviéramos diciendo que amamos con todo el espíritu.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s